1 de noviembre – Día de todos los Santos

El Día de todos los Santos es una celebración cristiana que tiene lugar el 1 de noviembre en la Iglesia católica y el primer domingo de Pentecostés en la Iglesia ortodoxa.

Su origen, como es obvio, tiene que ver con la Iglesia Católica, y se remonta a hace más de 1280 años. En realidad, y aunque sea una forma muy poco correcta de decirlo, se trató de un “parche” del Vaticano para conseguir que todos los santos fueran venerados al menos un día al año.

En este día la Iglesia celebra fiesta solemne por todos aquellos difuntos que, habiendo superado el purgatorio, se han santificado totalmente, han obtenido la visión beatífica y gozan de la vida eterna en la presencia de Dios.

No se festeja sólo en honor a los beatos o santos que están en la lista de los canonizados y por los que la Iglesia celebra en un día especial del año; se celebra también en honor a todos los que no están canonizados pero viven ya en la presencia de Dios.

En España, dentro de la tradición católica, se realiza una visita donde yacen los seres queridos que hayan fallecido, se les deja flores en las tumbas y se reza por ellos. Además, se suele comer los típicos dulces de las fiestas que son los huesos de santo y los buñuelos.